Dentistas

implantes con falta de hueso

IMPLANTES DENTALES CON FALTA DE HUESO. ¿ES POSIBLE SU COLOCACIÓN SINI NECESIDAD DE INJERTOS ÓSEOS?

IMPLANTES DENTALES CON FALTA DE HUESO. ¿ES POSIBLE SU COLOCACIÓN SINI NECESIDAD DE INJERTOS ÓSEOS? 768 511 admin


Implantes con falta de hueso. ¿Son posibles sin injertos óseos?

En Clínica Villalaín llevamos décadas especializándonos en la colocación de implantes dentales con y sin injertos óseos. En los últimos años, gracias a los numerosos avances científicos y a los nuevos biomateriales sabemos que no siempre es imprescindible recurrir al injerto óseo. Durante el siguiente post post de hoy hablaremos de las diferentes técnicas que utilizamos para realizar implantes dentales con poco hueso..

La falta de hueso maxilar no es un problema para los implantes dentales.

Es importante saber que para colocar un implante, ya sea en el hueso maxilar superior o en la mandíbula, necesitamos realizar previamente y sin excepción un estudio para poder medir el nivel de hueso antes de colocar los implantes.

Los implantes dentales, como ya sabemos, son estructuras de titanio que simulan la raíz de nuestros dientes. Pueden ser de diferentes tamaños, en función de la pieza que queramos reponer y del hueso remanente con el que nos encontremos.

En el maxilar superior, a menudo aparece un problema y es la falta de hueso por la cercanía  anatómica con los senos maxilares.

Los senos maxilares son unas cavidades de aire recubiertas de mucosa que cuando se inflaman o infectan dan lugar a sinusitis. Comunican con las fosas nasales e influyen en actividades cotidianas como la respiración y la fonación.

La falta de hueso o cercanía al seno maxilar no hace imprescindible, como antiguamente, tener que recurrir a un injerto óseo o a una cirugía de alta complicación. Esto es debido a que existen nuevas técnicas, como la elevación de seno, que permite de manera rápida y eficaz aumentar verticalmente el hueso de la arcada superior en personas que no disponen de suficiente volumen y altura ósea.

 

La elevación de seno es una técnica predecible, segura y efectiva que en la clínica realizamos a diario con grandes resultados.

Se realiza mediante anestesia local, como cualquier otra intervención, para que no produzca dolor ni molestias al paciente. A continuación se realiza una pequeña incisión lateral que se prolonga hasta crear una ventana de acceso al interior del seno maxilar. En el suelo del seno se encuentra la membrana de Schneider, que se levanta para poder añadir el biomaterial que sustituye el hueso faltante.

Los huesos artificiales están compuestos fundamentalmente de hidroxiapatita de calcio, y así como el resto de biomateriales son totalmente biocompatibles y biodegradables. De esta manera que no generan ningún tipo de incompatibilidad ni rechazo con el organismo.

Generalmente, a excepción de algunos casos más complejos, las elevaciones de seno se hacen simultáneas a la colocación de los implantes. Esto significa que en el mismo momento de la cirugía que hemos explicado se colocan los implantes y se deja cicatrizar durante unos meses. En función del caso y del tipo de hueso del paciente) antes de colocar las coronas finales.

Al igual que sucede con la cirugía de implantes, la elevación de seno ofrece unos resultados excepcionales. Su postoperatorio no tiene por qué ser doloroso, pues cursa con una inflamación notable o un hematoma en la zona intervenida que se resolverá en pocos días.

El pico máximo de inflamación ocurre a las 48 horas, y en unos 7 o 10 días desaparecen totalmente los síntomas. Además, todos nuestros pacientes cuentan con una medicación personalizada en todo momento.

El personal de nuestra clínica dental de Avilés está altamente cualificado y cuenta con cirujanos de gran experiencia en estas técnicas. De esta manera te permiten la colocación de implantes con resultados fiables y duraderos.

Doctora Lucía Villalaín
Artículo creado por la DRA. LUCÍA VILLALAÍN
remedios para el dolor de muelas

REMEDIOS PARA ALIVIAR EL DOLOR DE MUELAS

REMEDIOS PARA ALIVIAR EL DOLOR DE MUELAS 768 511 admin

Razones y remedios para el dolor de muelas. Te los contamos.

Como dentistas sabemos que uno de los motivos más frecuentes de urgencia dental en la consulta diaria de nuestra clínica dental en Avilés es el dolor. Existen numerosas razones que pueden desencadenar un dolor agudo de muelas.
En este post, trataremos de mencionar los más comunes y explicaremos algunos consejos para aliviarlo.

Principales causas del dolor de muelas.

Entre las causas más comunes que suelen desencadenar el dolor de muelas se encuentran las caries y las fracturas dentarias.
Otros motivos con los que nos encontramos son los abscesos, la hipersensibilidad dentinaria, el apretamiento dental, la enfermedad periodontal y las infecciones derivadas por las muelas del juicio.

 En Clínica Villalaín siempre recomendamos realizar una revisión cada seis meses para poder evitar estos riesgos, mediante un diagnóstico precoz de cualquiera de estos problemas.

Caries de larga evolución.

Las caries de larga evolución pueden desencadenar pulpitis irreversibles, comúnmente llamadas ‘dolor del nervio’. Ocurren cuando las caries avanzan y llegan a la cámara pulpar, provocando un intenso dolor debido a la irritación del nervio. Es una de las causas más frecuentes de dolor dental, y puede instaurarse de manera súbita.

En estos casos se recomiendan antiinflamatorios tipo ibuprofeno o dexketoprofeno. También realizar una dieta lo más templada y blanda posible para evitar estimular el nervio y ponerse en contacto con la clínica lo antes posible. De este modo podremos realizar cuanto antes el tratamiento de conductos (endodoncia).

Fracturas.

Las fracturas de piezas dentales suelen aparecer en personas apretadoras o con maloclusiones.
El dolor suele ser intenso al morder o tocar el diente afectado, ya que en ocasiones la fractura atraviesa de manera vertical el diente provocando una grieta hasta la raíz. En estos casos el tratamiento de elección probablemente sea la exodoncia.

De manera transitoria en nuestra clínica dental en Avilés recomendamos no comer cosas duras por el lado afectado. Y tras la exploración, valoramos la pauta de antiinflamatorios o antibióticos, en función del estado del diente en ese momento.

 Abscesos.

Los abscesos o infecciones causan dolor, inflamación, malestar general e incluso febrícula.
Pueden aparecer como consecuencia de restauraciones, endodoncias o tratamientos en mal estado, así como en enfermedades crónicas de larga evolución como es la enfermedad periodontal, que afecta y destruye los tejidos de soporte de los dientes.

En estos casos recomendamos acudir cuánto antes a la clínica dental para realizar una exploración. Posteriormente administraremos  el antibiótico adecuado en cada caso. En ocasiones hay que recurrir a la incisión, drenaje y desbridamiento de la zona afectada.

 Pericoronaritis.

Las pericoronaritis son infecciones mucosas que aparecen como consecuencia de la erupción de las muelas del juicio.
En ocasiones, al no tener el espacio suficiente o tener inclinada la trayectoria de salida, se acumulan bacterias durante el proceso entre la muela y la encía y ese depósito ocasiona la afección.

En estos casos es posible que se requiera una limpieza de la zona y administrar antisépticos orales como la clorhexidina y en algunos casos también un antibiótico.

Apretamientos.

Los dolores o molestias por apretamiento aparecen en personas bruxistas, puede tener relación con temporadas de mayor estrés o fatiga que nos hagan estar más tensos. Normalmente ceden con antiinflamatorios y otras veces es necesaria la administración de relajantes musculares. En cualquier caso estos pacientes son susceptibles de llevar una férula de descarga que alivie y reduzca la aparición de estos síntomas.

 Hipersensibilidad.

La hipersensibilidad dentinaria es un problema que afecta a un porcentaje muy alto de la población y en la que en ocasiones no se encuentra una causa específica.

Lo más común es la exposición de los túbulos dentinarios, y para ello se recomiendan geles bioadhesivos y pastas dentífricas especiales compuestas normalmente por nitrato potásico y flúor.


¿Qué medicamentos debemos emplear para reducir o calmar el dolor de muelas?

Los fármacos más utilizados para aliviar el dolor son los analgésicos y los AINES (antiinflamatorios no esteroideos). Éstos van a permitir una mejora inmediata de cualquier tipo de dolor dental. Pero es muy importante siempre individualizar a cada paciente, y así lo hacemos en nuestra clínica dental.  En función de las medicaciones, las enfermedades crónicas o el tipo de patología activa en ese momento se prescribirá de una forma o de otra.

Los analgésicos más utilizados en odontología son el Paracetamol (Gelocatil) y el Metamizol (Nolotil). Los antiinflamatorios, como el Ibuprofeno (Neobrufen) y Dexketoprofeno (Enantyum) también son muy demandados pues además de producir un efecto analgésico ayudan a disminuir la inflamación.
Tanto analgésicos como antiinflamatorios pueden asociarse en determinadas ocasiones y combinar sus pautas si el dolor es muy intenso y no cede con la toma de los mismos por separado.

En casos más extremos, en ocasiones recurrimos a la toma de corticoides, y si el problema viene asociado a un proceso infeccioso, será prescrito un antibiótico como tratamiento coadyuvante.
Todos los medicamentos mencionados anteriormente deben ser prescritos por un odontólogo o médico estomatólogo, ya que es necesaria la receta médica para su compra.