bruxismo2
Iconos 07

BRUXISMO Y ATM EN AVILÉS

Bruxismo es el término con el que se conoce el rechinamiento o apretamiento de dientes, un hábito que puede generar alteraciones en la articulación temporomandibular (ATM), que es la que une la mandíbula con el cráneo.
Aparecen como consecuencia desgastes dentarios, y puede causar un cuadro de dolor, que se extiende a varias regiones como la boca, cabeza y el cuello entre otras. El síntoma por el que los pacientes suelen acudir a la consulta es por presencia de dolor agudo que puede afectar a la articulación temporomandibular o los músculos de la masticación.

Tratamos el bruxismo y otros trastornos de la articulación temporomandibular (ATM), ayudándote a localizar la verdadera causa de estos síntomas.

Diagnóstico, como base del éxito

Siguiendo la filosofía de trabajo de nuestra clínica, dedicaremos el tiempo y pruebas necesarias para identificar las causas de tu sintomatología y el plan de tratamiento adecuado.

Opciones de tratamiento

Aunque quizás la férula de descarga sea el tratamiento más conocido para los pacientes, ni mucho menos es el único.
Generalmente recurriremos a un plan de tratamiento combinado que puede incluir las siguientes opciones:

  • Con nuestro escáner intraoral, planificamos una férula de estabilización, indicada para disminuir la sobrecarga muscular y articular que provoca el hábito de apretar y/o rechinar los dientes por la noche.
    Esta se realizará con una gran exactitud gracias al uso de esta tecnología y el flujo digital.

  • Daremos instrucciones para evitar esfuerzos de cierre y apertura excesivos, controlando la dinámica mandibular y el equilibrio muscular.

  • Se establece un plan de descanso nocturno, indicando que estimulantes alteran el sueño y cómo podemos evitarlos.

  • Estas situaciones aumentarán la contracción de la musculatura, incrementando su dolor muscular. El control de estas situaciones no es fácil, por lo que en ocasiones recurriremos a técnicas de relajación e incluso interconsulta con otros profesionales.

  • Los dolores de la musculatura masticadora también pueden beneficiarse de las técnicas de fisioterapia mediante masajes, movilizaciones pasivas, electroterapia, ejercicios, etc.
    El control del dolor cervical y de la postura cráneo-cérvico-mandibular es importante para disminuir los dolores musculares orofaciales siendo, a veces, necesario acudir a terapias posturales.

  • La medicación sólo debe utilizarse en momentos y situaciones puntuales, durante cortos periodos de tiempo, no siendo la solución definitiva.
    Cuando lo creamos conveniente se le podrá recetar cierta medicación como antinflamatorios, relajantes musculares, anticonvulsivantes o ansiolíticos entre otros.

  • El encaje (oclusión) de los dientes puede influir en la estabilidad ortopédica mandibular.
    La falta de varias piezas dentales en los sectores posteriores (molares) o la existencia de grandes discrepancias en la oclusión entre el maxilar superior y el maxilar inferior, pueden crear tensiones y dolor en la musculatura.